Proyecto cultural sobre Tauromaquia basado fundamentalmente en la fotografía.
Informar y crear desde la imagen.
Una (otra) forma de entender y/o comprender.

Una (otra) forma de generar documentos y sugerir miradas.


lunes, 29 de noviembre de 2010

CLUB TAURINO ÁLVARO GARCÍA

Fotos: Manuel Durán Blázquez

El pasado jueves, día25 se celebró en San Sebastián de los Reyes la puesta de largo del Club Taurino Álvaro García. Ramón Sánchez Aguilar, el presidente del nuevo Club César González Perdiguero, el concejal de Festejos de la Corporación Municipal, Alberto Matiaces presentaron lo que pretende ser una plataforma de seguimiento y apoyo al novillero Álvaro García que también estuvo en la mesa presidencial. Los estatutos de este club están claros, porque además del punto precedente, se pretende:

-Velar por la pureza, promoción y difusión de la Fiesta de toros y su cultura.
-Fomentar la afición taurina.
-Elevar el nivel cultural de los socios y mantener la unión y el compañerismo
-Organizar actos recreativos culturales y de cualquier tipo que estén relacionados con la -Fiesta de toros y su cultura milenaria.

En la presente temporada, Álvaro García, como alumno de la Escuela Taurina de Colmenar, ha destacado en los veinte festejos en que ha participado, con el triunfo importante en el Bolsín Internacional de Colmenar Viejo y obteniendo el Estoque de bronce, al novel revelación del año, premiado por Radio Turismo.

Álvaro García nació en San Sebastián de los Reyes en 1996 y por lo tanto con catorce años se tienen puestas muchas esperanzas en su toreo y en su afición. El acto de ayer, con doscientas personas congregadas dice mucho no solo de la capacidad organizativa del Nuevo Club Taurino sino de la propia personalidad del novillero, quien agradeció esa iniciativa y cerró el acto con una palabras de agradecimiento y recuerdo a su maestro Miguel Cancela, director de la Escuela Taurina de Colmenar Viejo, fallecido recientemente.


Álvaro García



viernes, 26 de noviembre de 2010

El arte a través del arte

Los Monosabios

Fotos: Paloma Aguilar
Texto: JMSV

Antes, durante y después. En la plaza de Las Ventas los monosabios viven y conviven con los caballos desde el amanecer de Dios hasta que anochece. Vestidos de rojo y azul, con la característica gorrilla.
Su papel consiste en cuidar y proteger a la cabalgadura; y en ese hacer velan también por el varilarguero. Vestir al caballo es otra de sus funciones, y de ello dependerá el resultado del primer tercio.
La fotografía de Paloma Aguilar muestra los detalles de su tarea, en once escenas captadas a lo alrgo de una jornada, en once visiones de los monosabios.


Los petos


Vistiendo a los caballos



Ajustando las correas


La braga


Los correajes


Tras calentar los caballos


Ayudando al picador


Con los picadores


Atentos siempre al caballo


Pendiente del tercio de varas


Tars el derribo

martes, 23 de noviembre de 2010

Cuatro preguntas a...

Víctor Barrio

Fotos: Julián López Guijarro

¿De dónde surge la afición?
Mi afición surge con los festejos populares como, encierros, capeas y novilladas en los pueblos, sitios que sirvieron después para iniciarme en esto.


¿Se siente fuera de lugar un joven torero en la sociedad del siglo XXI?
Es difícil explicar a la gente joven y que no sea aficionada, la forma de vivir y afrontar esta profesión, muy pocos son capaces de entender esta vocación.


¿Cuál es tu sueño?
Llegar a ser un torero importante capaz de entusiasmar a la afición con mi concepto del toreo y crear muchos nuevos aficionados a la fiesta del toro.


¿Cuál ha sido su mejor tarde esta temporada?
Tengo varias en el recuerdo pero hay dos faenas en la temporada en las que llegue a perder la noción del tiempo y sentí cosas muy especiales, y fueron en Villaseca de la Sagra y Collado Mediano.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Exposición

Julián López expone en Valdemoro

JMSV/ Fotos: Juan Antonio López



Nuestro compañero y amigo, el reportero gráfico y artista don Julián López, expone una selección de sus fotografías en la Peña Taurina de Valdemoro, que celebra su VII Ciclo Cultural Taurino. Entre el 19 y el 26 de noviembre tendrán lugar las actividades, ilustradas con las obras de J. L., cuyas siglas coinciden con las del gran fotógrafo francés del siglo XIX Jean Laurent, por cierto aficionado a los toros y quien nos dejó las primeras instantáneas taurinas captadas en nuestro país. Las fotografías de Julián son más modernas y más creativas, porque se trata de uno de los mejores del fotoperiodismo actual. En las dos imágenes que adjuntamos pueden verle ataviado con americana clara, al estilo Capone para intimidar a los asistentes. Seguro que las fotos les encantarán, pero si por cosas del mal gusto de ustedes no fuera así, deléitense con la estampa torera de nuestro colaborador y amigo. Todo un Robert Redford a la italiana.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Cuatro preguntas a….

Es esta una nueva sección en la que conoceremos las virtudes de toreros y aficionados. Comenzamos el recorrido con un personaje que ha entregado todo y más a la Tauromaquia. Si alguien merece el apodo de “Cossío” es José María Sotomayor, autor de buena parte de la Monumental Enciclopedia Los Toros que en la posguerra puso en marcha José María de Cossío por encargo de José Ortega y Gasset. Pasen y lean

Cuatro preguntas a….

José María Sotomayor


Con el Cid

1. ¿Quién, cómo y cuándo? Tres pregunta en una sobre su pasión por los toros: quién influyó, cómo descubrió la tauromaquia y cuándo…
Primero, mi padre. Con él fui por primera vez a los toros. Después, mi tío Matías Prats. Fue éste, además, amigo y maestro. Pero aprendí muy poco. Fui mal alumno.
Descubrí la tauromaquia asistiendo a las plazas, leyendo y escuchando a los que saben más que yo.
¿Cuándo?
De niño, fui por primera vez a los toros – me llevaron - el 18 de julio de 1944. Confirmó la alternativa ese día Carlos Arruza. La exactitud en el dato se debe a una anotación de mi padre en una agenda. Nada recuerdo de ese día.
Con Matías Prats, desde 1968. Me casé ese año con su sobrina, una gran mujer y excelente aficionada. Inmediatamente, Matías, me tendió su mano amiga, fue abriéndome puertas y me hizo torear en el ruedo literario. Colaboré con él hasta su fallecimiento. A ellos dos se lo debo todo en los toros.

2. Usted creó la Asociación Taurina Internacional de Documentalistas y Estadísticos, entidad que realizó un gran trabajo. ¿Cuál es la función actual de ATIDE?
ATIDE está en un estado de letargo prolongado. No ha muerto pero sí varios de sus fundadores. Otros viven muy lejos de España y por diversas razones ya no pueden asistir a las reuniones que era nuestra principal actividad. Alguno, incluso, abandonó su tarea de documentalista. La última actuación de ATIDE fue presidir, durante siete años, la Sección de Estadísticas de la Comisión Consultiva Nacional de Asuntos Taurinos (Ministerio del Interior). Cada temporada publicó los resultados oficiales de la misma.

Toresma

3. La pintura, esa pasión a la que no le dedica tiempo. Háblenos de su faceta artística
La pintura, verdadera pasión, mientras que fue al mismo tiempo un trabajo, ocupó mucho tiempo en mi vida. Tuve que compartirla con la ingeniería y, durante muchos años, también con mi trabajo en los toros. Luego tuve que supeditarla a estas otras actividades pero nunca he dejado de pintar. Ahora solo lo hago por placer y para atender a los compromisos de mis amigos. Ese es un placer mayor. Y cada día, a veces en horas en la que debía estar descansando, pinto un buen rato. Si no lo hiciera estaría traicionando a mi padre que me enseño a pintar. Echo de menos la sonrisa de aprobación de él y de mi esposa y eso me cuesta superarlo. Aún así, sueño con no tener ataduras y poder dedicarme solo a pintar. Me gustaría morir con unos pinceles en la mano.

4. Otra de sus aventuras es la bibliofilia. Su biblioteca personal es una de las más ricas, pero hay más…
La bibliofilia no es una aventura, es una locura. Mi biblioteca, cuantitativamente, puede que tenga alguna importancia. No lo sé. Es más relevante mi archivo. Sobre todo el informatizado y el audiovisual. Mi satisfacción mayor es saber que mi hijo desea continuarla. Existen muchas colecciones mejores que la mía. Y entre todas, para mí, la Biblioteca Carriquiri, la de Antonio Briones. La conozco muy bien y por eso creo no equivocarme. Tengo la inmensa suerte de poder adentrarme cada día en sus rincones e, imaginariamente, hablar con los libros. Tienen vida propia. Esa puede ser la aventura junto a la de contemplar, con satisfacción compartida, como proporciona ayuda a otros.


Josemaris y Frascuelo

lunes, 15 de noviembre de 2010

VII Ciclo Cultural Taurino de Valdemoro



La Peña Taurina de Valdemoro presenta su VII Ciclo Cultural que se celebrará entre el 19 y el 27 de noviembre con la intervención de prestigiosos profesionales. En el programa dos habituales de Larga Cambiada, Muriel Feiner y Julián López. Todos los días a las 20,30 en el Museo Taurino de la plaza de toros de Valdemoro, con entra gratuita y vino español.

sábado, 13 de noviembre de 2010

El arte a través del arte

Tres generaciones de apellido Mora

Foto: Julián López Guijarro
Texto: JMSV



Cuando Juan Mora daba a la vuelta al ruedo no era consciente de la emoción con que su hijo mostraba los trofeos. El muchacho agitaba las manos tratando de explicarnos que estaba orgulloso de su padre, y al mismo tiempo nos transmitía la ilusión de un niño. El torero quedó en segundo plano y cedió el protagonismo a quien llevará en el alma por los siglos de los siglos ese estigma indescriptible que solo puedes entender cuando la mano del padre dejó de envolverte con su manto protector. Por eso, cuando al finalizar la vuelta al ruedo, ambos levantaron las manos al cielo para decirle al abuelo, al padre de Juan Mora, que todo aquello solo tenía sentido si él lo estaba viendo, se me vino como una tromba de miedos y al mismo tiempo como un golpe seco en el hígado, porque siempre nos queda la duda de si al padre muerto le demostramos que éramos personas e hicimos que se sintiera feliz con nuestras acciones. Yo creo que el padre de Juan Mora estaba en Las Ventas, y que era él quien acompañaba al niño y le hacía agitar con gracia las manos, pero eso sonreía, por eso disfrutó tanto.

martes, 9 de noviembre de 2010

El arte a través del arte

Edouard Manet y la corrida de toros del 3 de septiembre de 1865 en Madrid

Texto: Manuel Durán
Imágenes: Edouard Manet y Jean Laurent


Posiblemente sea una de las primeras pinturas taurinas inspiradas en un reportaje fotográfico. En esta serie recién iniciada de El arte a través del arte, alternaremos la fotografía de forma individualizada y el arte inspirado en otro tipo de arte. Algo así como un metalenguaje táurico-artístico.
En este caso tan solo queremos mostrar una escena de lo sucedido en una corrida en la Plaza Vieja de Madrid, vieja de verdad, porque es la plaza de toros junto a la Puerta de Alcalá. La fecha es 1865, concretamente el 3 de septiembre y el cartel estaba compuesto por Cayetano Sanz (conocido como el Petronio de Arganzuela), Antonio Sánchez, "el Tato" (el de la famosa pierna) y José Antonio Suárez (un diestro asturiano, que junto a Severino Díaz, "Praderito" y Bernardo Casielles conforman la trilogía de matadores de alternativa del Principado). El pintor francés estaría en Madrid entre el 31 de agosto y el 10 de septiembre de ese año y en sus visitas al Museo del Prado quedaría impresionado por el arte y la maestría de Diego Velázquez.
Durante la corrida, de escaso éxito artístico, parece que tomó algunos apuntes, pero sobre todo se debió fijar en que por la plaza estaba un compatriota suyo, Jean Laurent obteniendo imágenes fotográficas de lo que acontecía. Estas fotografías y algunas más aparecieron en su estudio de París entre otros documentos, al ser inventariada su obra. Y sin duda allí debió completar, entre apuntes e imágenes fotográficas, su serie sobre tauromaquia.
Y he aquí algunas de esas muestras. ¿Se puede dudar de que los dos picadores de la fotografía inspiraron esa media parte de la composición titulada "Tres picadores" o que el matador perfilado, de nombre "Torero perfilado" y sin duda Cayetano Sanz, está realizada tomando como base la fotografía de Laurent? Arte a través del arte, en este caso por partida triple.


Tres Picadores, Madrid, 1865


Torero perfilado-Sanz, Cayetano, 1865

sábado, 6 de noviembre de 2010

El arte a través del arte

Labios de seda



Foto: Julian Lopez / Texto: JMSV

De paseo el capote
y sincero el beso
al bordado en sepia de la Virgen.
Sereno el gesto del señor Morante
y la mirada un clavo
en la ternura.
Es el antes…
El cerrojo del portón ya cruje,
crece el murmullo del gentío
y el albero siente
las zapatillas negras del torero.
La humedad de los labios a la seda
y el pálpito brotando en las pupilas.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Adrián
Texto: JMSV

Sí, también nosotros vamos a escribir de Adrián Gómez, ese muchacho que aparece en la fotografía que Paco del Amo tenía como un altar en su bar de Carabaña y que un día descolgó para que la reprodujéramos en el libro dedicado a la villa madrileña. Era un torero, sí, uno de esos tipos raros que se viste con trajes antiguos y vive pensando en la muerte cada segundo. La vida es traicionera, a veces demasiado cruel, porque se ceba siempre con los mismos, claro que son ellos quienes se la juegan y eso cuenta poco para muchos, para demasiados, sobre todo aquellos que ahora se dan golpes de pecho y le cerraron las puertas cuand salió de la Escuela Taurina y las ilusiones brotaban de sus ojos. Leo en El País a Rosa Jiménez (estupenda la necrológica amiga Rosa) y me entero de que José Tomás le entregó los emolumentos de una de sus corridas, en silencio, sin alardes. Esa es la persona que hace digno el toreo, señor en la plaza y fuera de ella.
Un cuarto de siglo después de Adrián se vistiera de luces por primera vez, el 15 de septiembre de 1985, precisamente en Carabaña, de donde procedía la familia, había conseguido ir en la cuadrilla de El Fundi, había alcanzado el sueño de pisar plazas a las órdenes de uno de los grandes. Pero la mano negra le dio un revés, y sin embargo le vimos sonreír postrado en una silla. Aquella tarde, la primera, consiguió los máximos trofeos y fue profeta en su tierra. Miro la fotografía y le veo pisando la arena que tantas veces yo mismo he pisado cada 15 de septiembre desde hace también un cuarto de siglo.
En la otra imagen, que tomé en el 2009 en La Monumental de Las Ventas, tiene entre los dedos un pitillo. Recuerdo que me pidió fuego, y con el mechero que siempre llevo por si algún torero quiere encender las velas de la capilla, quemó las briznas del cigarro y me miró fijamente. Posó feliz con esa estampa torera. Durante un par de minutos hablamos de Carabaña y de sus palabras brotó el orgullo.
Ya no puedo seguir escribiendo… Nos veremos Adrián, y volveremos a encender ese pitillo que tampoco existe (tengo todavía el mechero).