Proyecto cultural sobre Tauromaquia basado fundamentalmente en la fotografía.
Informar y crear desde la imagen.
Una (otra) forma de entender y/o comprender.

Una (otra) forma de generar documentos y sugerir miradas.


viernes, 11 de noviembre de 2011

Fotos de autor

De grana y oro (Manuel Durán Blázquez)´
Texto: Manuel Durán Blázquez


















Está claro, es Luis Francisco Esplá en su despedida de Madrid, en junio de 2009. Pero la imagen, que puede pasar como una más, conlleva detalles que pueden pasar desapercibidos. El sueño está hecho realidad. Han sido treinta y tres años de alternativa, pero toda la vida dedicada a la Tauromaquia. Mecerse en vertical, al saludar, no es más que una consecuencia de su propia concepción del toreo.  Después de torear al famoso “Beato”, aquel colorado de más de seiscientos kilos de Victoriano del Río, procedía disfrutarlo. Grana y oro, tonos granates por la iluminación de aquella tarde y granate colorado el toro. Sin duda rojo pasión entre más de veinte mil almas. Y había que levitar, ¡cómo no! agradeciendo a la primera plaza del mundo, sobre su arena y en la raya del tercio, haber podido disfrutar de tantos años de arte y lidia compartidos.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Fotos de autor

El barro (Julián López Guijarro)
Texto: JMSV













Esas briznas de barro que manchan las zapatillas son matices de la belleza. Esa flecha bordada en la media rosa, negra en la fotografía, es la sangre que discurre por las venas. La pierna izquierda, clavada en la tierra como el plomo de una balanza, soporta el peso y establece el equilibro, la derecha sin embargo se desplaza ligera en un paso de baile que arropa la lluvia. Detrás la muleta, como el forillo de un fotógrafo ambulante que dibuja los oros del vestido, como el telón de un teatro imaginado. Sol y moscas… el tópico de una tauromaquia que no es ésta que surge de la cámara de Julián López, sino la otra, la de la intemperie y el miedo, la de un tormenta que no se aprecia en el ruedo sino entre la sienes de un hombre que se disfraza para alcanzar los laureles de la gloria o sufrir el golpe de la tragedia.

martes, 1 de noviembre de 2011

Fotos de autor

Iniciamos una serie dedicada a la fotografía de autor, imágenes que por alguna razón tocan el alma de quien las capta.
“Pastrana” (Óscar Ruaza)

Texto: JMSV














De la arquitectura popular, las plazas de toros son la esencia de una cultura específica vinculada a la tradición. Cemento, teja y piedra, tres componentes que dan forma a la circunferencia haciendo de la geometría un elemento clave del paisaje. Se fue Óscar Ruaza a buscar un lugar de reposo en la Pastrana de la princesa de Éboli y al abrir el balcón recibió el destello mágico de la cal pintada sobre los ocres y verdes del horizonte. ¿Qué mejor vista para un fotógrafo taurino? ¿Qué mejor espectáculo para alguien que soñó con ser torero?

La gradas vacías, pulcras, trazan líneas paralelas que nunca se encuentran, y el vacío sugiere silencios. El amarillo albero y los rojos parten la monotonía, mientras que las tejas parecen el envoltorio de un regalo inesperado. El bosque oscuro esconde la tierra, y las casas viejas tantas veces remozadas mantienen su orgullo de siglos. Manda la arena, se lleva el protagonismo. Y hasta que el agua del otoño o la primavera la transformen barro, será el viento el que lleve de un lado a otro el polvo que cabalgó a lomos de las fieras o impregnó las zapatillas de los toreros. Así es la plaza de toros de Pastrana: sobria, coqueta, dejándose atrapar por la mirada.