Proyecto cultural sobre Tauromaquia basado fundamentalmente en la fotografía.
Informar y crear desde la imagen.
Una (otra) forma de entender y/o comprender.

Una (otra) forma de generar documentos y sugerir miradas.


domingo, 31 de mayo de 2009

CORRIDA DE REJONES FUERA DE ABONO

Moura/ Moura hijo/ Leonardo Hernández
Toros de la Viuda de Flores Tassara

Leonardo Hernández hizo lo imposible


Texto y fotos: J.M.S.V.


La muerte del sexto

Mientras Manolo Durán prepara la crónica, adelanto unos apuntes. Eran las nueve de la noche cuando salió el sexto. La parroquia bostezaba después de soportar al tercero, cuarto y quinto, tan manso este último que para moverse del sitio pedía permiso a su sombra. Pero Leonardo Hernández le puso empeño y corazón hacer un imposible. Movió el caballo, se fue a la otra punta del ruedo y por dos veces consiguió clavar haciéndolo todo. Sonaron las palmas, esas que se han puesto de moda para animar a los atletas en los estadios, y la tarde se vino arriba. Mató de rejón certero y le fue concedida la oreja que pidió la mayoría.
Entonces apareció Ricardo, el aficionado de sombrero cordobés popular en todos los tendidos de la plaza, y sacó un gallo de la chistera. Se armó un remolino en el cuatro y cuando Leonardo pasaba junto a la enfermería el animal voló hacia su destino haciendo brotar las risas.
Una nota más. Bien por el presidente, que no se dejó intimidar (porque no había mayoría) y no sacó el pañuelo blanco cuando le abroncaban desde los tendidos. Moura hijo marró a portagayola, y su actuación fue correcta (en otros tiempos dirían aseadita). Poco a poco, con estos gestos, se irán corrigiendo la manía de regalar las orejas a los rejoneadores en la monumental de Las Ventas. Les dejo con las fotografías.


El ojo que todo lo ve


Una trenza de lujo



Castigados de cara a la pared


Detalles en el patio


Hernández calentando el caballo


Maoura en el patio de caballos




Silla portuguesa


Adorno del caballo de Moura

Antes de la corrida


Los clarines


Paseíllo de Moura


Moura clavando en el primero


Moura I


Adorno de Moura



Tarde de bochorno


Llevando al caballo


Momento comprometido para el hijo de Moura


Hernández en su primero



Vuelta al ruedo de Moura



Hernández en su primero



Detalle de Leonardo Hernández

La mano de Moura


Leonardo Hernández I


Hernández al violín


El toro mosqueado cuando saltó la manga de riego


Viendo al padre


Maura abanderado

El quinto


Saludo de Moura hijo



El sol de las nueve de la noche


Tocando el violín


Más de violín


Un gallo para Leonardo Hernández


Despedida de Moura

CRÓNICA

¿Me gustan las corridas de rejones?

Texto y fotos: Manuel Durán Blázquez

Nunca mejor dicho, patio de caballos

No lo sé, pero tardes como ésta hacen que puedan no gustar. Y a mi además me dan alergia. Carreras de un extremo al otro del ruedo, tirones sin sentido intentando templar al toro. Caballazos dicen que se llama eso. Cuarteos con banderillas que son auténticas círculos alrededor de toros sin codicia y mansos. Y cuando se intenta ponerlas al sesgo, el círculo es aún mayor porque se tiene todo el ruedo para sesgar. Dos jóvenes rejoneadores, acompañados por el padre de uno de ellos. Los portugueses Joaos Mouras y el español Leonardo Hernández, también rejoneador de dinastía. Ciertamente bien concedida la oreja a este último por la petición mayoritaria, pero no por una actuación redonda. Lo que ocurre es que ya saben que en Madrid una buena suerte suprema, dicen, vale una oreja. Fue al último de la tarde, bastante manso y quedado, aunque no tanto como el quinto. En el segundo Joao Moura jr. dio una vuelta al ruedo "otorgada" por el presidente al no conceder una oreja que algunos pidieron. Y eso que eran de la ganadería de la Viuda de Flores Tassara, especializada en corridas para caballos.
Era una corrida fuera de abono, intercalada entre el final de San Isidro y el inicio de la Feria del Aniversario. Por supuesto, cada año es un aniversario y dentro de algunos años, nos olvidaremos de la Feria de San Isidro y la famosa será la del Aniversario... ¿de qué...? Pero será famosa, porque es la que concentra a priori mayores emociones ganaderas y de toreros. Y así lleva ya algunos años. Decía que era una corrida fuera de abono -lo que quiere decir que no se obligaba a nadie a comprar la entrada incluida en un lote- y la plaza tenía un casi lleno. Ya nos gustaría ver los tendidos así el resto del año. Sin duda los rejones tienen especial atracción en Madrid y buena muestra de ello es la sensacional entrada de esta tarde.
Moura padre pasó sin pena ni gloria, congestionado desde el paseíllo, además de que sus dos toros no sirvieron tampoco. Tan solo el bayo Merlín, con las melenas sueltas animó un poco su primera actuación, pero el mal remate con los rejones de muerte silenció y casi hizo que se pitaran sus actuaciones. Su hijo quizás tuvo el mejor toro de la tarde en su primero. Bueno, el mejor, es un decir. Tan solo por comparación con los demás. Y Leonardo Hernández entre los violines invertidos en el tercero y las carreras de velocidad en el sexto, además del rejón de muerte, se fue muy contento, supercontento, por la oreja obtenida en Madrid. Ahí si tienen mérito estos dos jóvenes rejoneadores, porque están viviendo que no por ser hijo de quienes son se les abren las puertas y se les conceden orejas fáciles.
La tarde terminaba con la vuelta al ruedo del joven Leonardo y el vuelo corto del gallo de pelea que desde el tendido 4 le lanzaron. Joao Pedro Juca uno de los subalternos que lo acompañaba, se encargó de cortarle el vuelo rápidamente. Ahora a esperar el día 2, fecha histórica para Miguel Tendero, que tomará la alternativa en Madrid, en la segunda sustitución de El Fundi. Nos parece muy buena señal y personalidad del torero de Albacete. Seguiremos informando.
Inicio del paseíllo y de las Cortesías

Más Cortesías


Moura y Merlín


El joven Moura hizo lo mejor a lomos de Castella


Moura y su caballlo Castella en banderillas


Nuestro amigo José María Sotomayor


Así fue a porta gayola Leonardo en su primero, aunque falló


Leonardo Hernández en la suerte del violín con cortas


Para refrescar la tarde, en plena faena

Subalternos para todo

Leonardo Hernández con Verdi después de quebrar


Todo un triunfo en Madrid

Joao Pedro Juca y el gallo de pelea

GALERÍA DE LUJO (Paloma Aguilar)


El clavel


Patio de caballos


Preparados para torear


Sombrero de ala ancha


Rematando detalles


La chaquetilla


Mimándolo


La mirada


El ramo


La cinta del ramo


Moura


Entrega de la llave


A la puerta


Caballo torero


Citando

Claveles para los toreros


En banderillas


Hora del riego


Leonardo Hernández


Moura padre


Mirada al tendido


Moura con el segundo


Toreando


Triunfo de Leonardo Hernández